Día del Control Internacional del Mercurio: Protegiendo la salud y el medio ambiente

Foto del autor

By Isabel

El Día del Compromiso Internacional del Control del Mercurio, celebrado cada 23 de febrero, conmemora la decisión unánime de ministros de medio ambiente de 140 países para abordar el comercio y el impacto del mercurio. El uso indiscriminado de este metal en actividades mineras informales e ilegales amenaza la salud de las comunidades expuestas. El Convenio de Minamata sobre el Mercurio, que busca prevenir emisiones y vertidos peligrosos, ha sido firmado por 128 países y requiere ratificación para su aplicación en el Perú. Estas acciones buscan proteger la salud humana y el medio ambiente.

El impacto del mercurio en la salud humana

El mercurio es un metal altamente tóxico que representa un serio riesgo para la salud humana. Cuando es liberado al ambiente, puede ingresar a la cadena alimentaria y acumularse en los organismos vivos, incluyendo a los seres humanos.

La exposición al mercurio puede tener efectos perjudiciales en varios sistemas del cuerpo. En primer lugar, el sistema nervioso central es especialmente vulnerable, ya que el mercurio puede afectar la función cerebral y causar trastornos neurológicos graves. Esto incluye problemas de desarrollo en niños expuestos durante el embarazo o en etapas tempranas de su vida.

Además, el mercurio también puede afectar el sistema cardiovascular, causando hipertensión y problemas en el ritmo cardíaco. Asimismo, puede dañar los riñones y el sistema inmunológico, debilitando la capacidad del cuerpo para combatir enfermedades.

La exposición crónica al mercurio también puede conducir a síntomas como cansancio, dolores de cabeza, pérdida de memoria y dificultades en la concentración. En casos graves, puede provocar daños permanentes en la salud y en algunos casos, incluso llevar a la muerte.

Es fundamental tomar medidas para controlar y reducir la exposición al mercurio, especialmente en aquellos sectores donde su uso es más frecuente, como la minería de oro y la producción de productos que contienen mercurio. Solo así podremos proteger la salud humana y minimizar los riesgos asociados a este metal tóxico.

Fuentes de liberación de mercurio

El mercurio, un metal tóxico, se libera en el medio ambiente de varias formas. Estas fuentes de liberación representan un riesgo tanto para la salud humana como para el ecosistema en su conjunto. A continuación, se detallan las principales fuentes de liberación de mercurio.

Contaminación del medio ambiente

La contaminación del medio ambiente por mercurio puede ocurrir a través de diferentes vías:

  • Emisiones atmosféricas: Las actividades industriales, como la quema de carbón y la fundición de metales, liberan mercurio en forma de vapor a la atmósfera. Este mercurio puede ser transportado a largas distancias y depositarse en tierra o agua a través de la lluvia o partículas suspendidas en el aire.
  • Vertidos en cuerpos de agua: Las descargas de efluentes industriales y residenciales pueden llevar mercurio a ríos, lagos y océanos. El mercurio se acumula en los sedimentos y la cadena alimentaria acuática, afectando a peces y otros organismos acuáticos.
  • Contaminación del suelo: La eliminación inadecuada de residuos que contienen mercurio, como pilas y termómetros, puede llevar a la contaminación del suelo. El mercurio en el suelo puede ser transportado por el agua de lluvia hacia las aguas subterráneas o ser absorbido por las plantas, ingresando así a la cadena alimentaria terrestre.

Riesgos para la salud humana

La exposición al mercurio representa riesgos significativos para la salud humana. Los principales riesgos son:

  • Intoxicación alimentaria: El consumo de pescado y mariscos contaminados con mercurio es una de las principales vías de exposición para los seres humanos. El mercurio acumulado en los tejidos de los peces puede dañar el sistema nervioso central y causar efectos negativos en el desarrollo cognitivo de los niños.
  • Exposición ocupacional: Las personas que trabajan en industrias relacionadas con la minería de oro, producción de cloro y la fabricación de productos electrónicos están en riesgo de exposición ocupacional al mercurio. La inhalación de vapores y el contacto con mercurio líquido pueden tener efectos perjudiciales en la salud de los trabajadores.
  • Exposición prenatal: El mercurio puede cruzar la placenta y afectar al feto en desarrollo. La exposición prenatal al mercurio se ha relacionado con problemas de desarrollo neurológico, como retraso en el desarrollo cognitivo y motor, así como problemas de atención y comportamiento en la infancia.

La comprensión de estas fuentes de liberación de mercurio y los riesgos asociados es fundamental para desarrollar estrategias eficaces de control y reducción de la contaminación por mercurio.

El Convenio de Minamata sobre el Mercurio

El Convenio de Minamata es un tratado global y legalmente vinculante que tiene como objetivo proteger la salud humana y el medio ambiente de las emisiones y liberaciones antropogénicas de mercurio y sus compuestos. Este convenio fue iniciativa del Programa de las Naciones Unidas por el Medio Ambiente (PNUMA) y ha sido firmado por 128 países hasta la fecha.

Principios y objetivos del convenio

El Convenio de Minamata establece una serie de principios y objetivos para abordar el problema del mercurio. Entre los principios destacan la protección de la salud humana y del medio ambiente, la aplicación del enfoque de precaución, la promoción de medidas para reducir las emisiones y liberaciones de mercurio, y la promoción de la cooperación internacional en la investigación científica y tecnológica.

Medidas para controlar y reducir emisiones

El convenio establece medidas concretas para controlar y reducir las emisiones y liberaciones de mercurio. Estas medidas incluyen la eliminación gradual de productos y procesos que utilizan mercurio, la limitación de exportaciones de mercurio, el almacenamiento seguro del mercurio, y la prohibición de la apertura de nuevas minas de mercurio y la eliminación de las existentes en un plazo máximo de 15 años.

La enfermedad de Minamata

La enfermedad de Minamata es un síndrome neurológico grave y permanente causado por el envenenamiento con mercurio. Tiene su origen en el envenenamiento por metilmercurio en Minamata, Japón, a partir de 1956. Los primeros casos de esta enfermedad fueron detectados en ese año, y lamentablemente, causaron la muerte de 46 personas debido a los efectos perjudiciales del mercurio.

Origen y síntomas

El origen de la enfermedad de Minamata se encuentra en la descarga de residuos industriales que contenían altas concentraciones de mercurio en la bahía de Minamata. El metilmercurio presente en estos desechos se acumuló en los mariscos y peces de la zona, lo que provocó que las personas que los consumieron desarrollaran la enfermedad.

Los síntomas más comunes de la enfermedad de Minamata incluyen ataxia, que se manifiesta en la falta de coordinación muscular y dificultades para caminar; alteración sensorial en manos y pies; deterioro de la visión y la audición; debilidad generalizada e incluso parálisis en casos graves. Estos síntomas pueden ser devastadores y, en algunos casos, conducir a la muerte.

Impacto en las poblaciones expuestas

La enfermedad de Minamata tuvo un impacto devastador en las poblaciones expuestas al mercurio contaminado en Minamata. Además de las víctimas directas, las personas que vivían en las zonas cercanas a la bahía también sufrieron efectos negativos para su salud. Muchos de ellos experimentaron síntomas similares a los de la enfermedad de Minamata, aunque en menor grado.

Este trágico episodio fue un llamado de atención sobre los peligros del mercurio y la importancia de controlar su uso y evitar la contaminación. La experiencia de Minamata motivó la implementación de medidas internacionales para prevenir y controlar los efectos dañinos del mercurio en la salud humana y el medio ambiente.

El compromiso internacional para controlar el mercurio

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) ha llevado a cabo diversas acciones para abordar el problema del mercurio a nivel global.

Acciones del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA)

El PNUMA ha debatido la necesidad de tomar medidas internacionales para controlar las emisiones antropogénicas de mercurio, adecuar el manejo de los desechos y reducir la demanda y oferta mundial. También se ha puesto énfasis en la restauración de sitios contaminados y en prohibir el comercio de mercurio hacia países en desarrollo.

Preparación de un tratado global y legalmente vinculante

Como resultado de estas acciones, se ha impulsado la preparación de un tratado global y legalmente vinculante para hacer frente al comercio y impacto del mercurio. Este tratado busca prevenir emisiones y vertimientos de mercurio que ponen en riesgo la salud humana y el medio ambiente en todo el mundo.

Acciones para la reducción de emisiones de mercurio

Eliminación gradual de productos con mercurio

En línea con el Convenio de Minamata, se establece la eliminación gradual de productos que contienen mercurio. Esto incluye amalgamas dentales, termómetros, cosméticos, antisépticos, plaguicidas, focos ahorradores, baterías, entre otros. Estas medidas buscan reducir la demanda y oferta mundial de productos que contienen mercurio y así disminuir su impacto en la salud humana y el medio ambiente.

Limitación de exportaciones de mercurio

El Convenio de Minamata también establece medidas para controlar y limitar la exportación de mercurio. Esto se realiza con el objetivo de prevenir que este metal llegue a países en desarrollo y se utilice de manera indiscriminada, poniendo en riesgo la salud de las poblaciones expuestas. La limitación de las exportaciones contribuye a reducir las emisiones y vertimientos de mercurio a nivel mundial.

Almacenamiento seguro del mercurio

Además de la eliminación gradual de productos y la limitación de exportaciones, el convenio también establece pautas para el almacenamiento seguro del mercurio. Esto implica contar con instalaciones adecuadas y protocolos de manejo que eviten fugas o filtraciones que puedan contaminar el medio ambiente y poner en riesgo la salud de las personas. El almacenamiento seguro del mercurio es fundamental para garantizar su adecuada gestión y evitar su liberación en la atmósfera o en cuerpos de agua.

Ratificación y aplicación del Convenio de Minamata en el Perú

Número de países firmantes y ratificantes del convenio

Hasta el año 2023, un total de 128 países han firmado el Convenio de Minamata sobre el Mercurio, demostrando su compromiso a nivel internacional para abordar los riesgos asociados con este metal tóxico. Sin embargo, es importante destacar que la ratificación del convenio por parte del Congreso de la República es un paso fundamental para que Perú sea considerado parte de este acuerdo global.

Pasos para la ratificación en el Congreso de la República

La ratificación del Convenio de Minamata en el Perú implica un proceso que debe seguir ciertos pasos establecidos. En primer lugar, el Congreso de la República debe analizar el contenido del convenio y evaluar su impacto en el país. Una vez realizada esta evaluación, se debe proceder a la aprobación del convenio mediante la emisión de una ley.

Es fundamental asegurar que la ratificación del convenio se lleve a cabo de manera oportuna, ya que esto permitirá implementar medidas efectivas para controlar y reducir la exposición al mercurio en nuestro país, protegiendo así la salud humana y el medio ambiente.

Medidas para controlar el uso de mercurio en diferentes sectores

Restricciones al uso en odontología y cosmetología

En busca de proteger la salud humana y reducir la exposición al mercurio, se han implementado restricciones en el uso de este metal en la odontología y cosmetología. Se promueve el uso de alternativas libres de mercurio en los empastes dentales y se fomenta el desarrollo de productos cosméticos libres de este metal tóxico. Estas medidas contribuyen a disminuir la liberación de mercurio en el medio ambiente y a proteger la salud de los profesionales y consumidores.

Limitaciones en la industria de producción de luz

En la industria de producción de luz, se han establecido limitaciones para el uso de mercurio en los focos y lámparas. Se promueve el desarrollo de tecnologías más eficientes y amigables con el medio ambiente que no requieran de mercurio en su funcionamiento. Estas medidas buscan reducir las emisiones de mercurio durante la producción, el uso y la eliminación de estos dispositivos, contribuyendo a la salud de los trabajadores y a la preservación del medio ambiente.

Prohibiciones en el ámbito minero

En el ámbito minero, se ha establecido la prohibición de apertura de nuevas minas de mercurio y la eliminación progresiva de las minas existentes en un período máximo de 15 años. Estas medidas buscan poner fin a la extracción indiscriminada de este metal, que representa un grave riesgo para la salud de los trabajadores mineros y para las comunidades expuestas. Además, se busca evitar la contaminación del suelo y del agua, protegiendo así el medio ambiente.

Impacto del mercurio en las comunidades

El mercurio representa una grave amenaza para las comunidades expuestas, especialmente para los trabajadores mineros y sus familias. Estas personas, que se dedican a la extracción de oro y están en contacto directo con el mercurio, corren un alto riesgo de sufrir graves consecuencias para su salud.

Riesgos para los trabajadores mineros y sus familias

  • Exposición directa al mercurio durante el proceso de extracción y amalgamación del oro.
  • Inhalación de vapores y gases de mercurio durante la quema del amalgama.
  • Ingestión de alimentos contaminados con mercurio debido a la contaminación del agua y la cadena alimentaria.
  • Acumulación de mercurio en el organismo, lo que puede provocar daños neurológicos, problemas reproductivos y trastornos en el desarrollo infantil.
  • Impacto económico y social en las familias de los trabajadores mineros debido a la enfermedad y discapacidad resultante.

Peligros para las poblaciones expuestas en todo el mundo

El impacto del mercurio no se limita solo a los trabajadores mineros y sus familias. La contaminación por mercurio también afecta a otras comunidades expuestas en todo el mundo.

  • Contaminación del agua y los alimentos.
  • Acumulación de mercurio en los organismos de los seres vivos.
  • Riesgos para la salud humana, especialmente para mujeres embarazadas, lactantes y niños.
  • Daños en el sistema nervioso, trastornos del desarrollo y perjuicios en la función cognitiva y motora.
  • Aumento del riesgo de enfermedades cardiovasculares y trastornos renales.

Es fundamental tomar medidas para controlar y reducir la exposición al mercurio, tanto en el ámbito laboral como en la comunidad en general. La ratificación y aplicación del Convenio de Minamata es un paso importante para proteger la salud humana y el medio ambiente de los efectos perjudiciales del mercurio.